fbpx

AGUA TÓNICA

AGUA TÓNICA

En bastantes ocasiones, el ingrediente mas importante de un long drink es el refresco que lo acompaña, y cuando hablamos de su excelencia el Gin & Tonic, el agua tónica es la causante del mejor de los tragos.
Para conocer los orígenes de esta extraordinaria bebida, hay que remontarse a 1783, año en que Jacob Schweppe, joyero alemán afincado en Ginebra, y gran científico aficionado, creó el primer proceso industrial para producir agua mineral artificial carbonatada, antecesora de la soda que conocemos ahora, y puso la primera piedra de la industria moderna de bebidas refrescantes. Una década más tarde Schweppes abrió su primera fábrica en Inglaterra, donde permaneció hasta retirarse, en 1798, dejando el el negocio abierto a su expansión futura bajo el nombre de J. Schweppe ,Co.

El primer proposito de estas bebidas en aquella época no era otro que servir de alternativa a la extendida costumbre de beber agua procedente de los balnearios y que no siempre, dadas las condiciones higiénicas de entonces, resultaba tan saludable como afirmaba el saber popular. Por ello, los afamados médicos fueron los primeros en prescribir las nuevas aguas embotelladas, que se pusieron de moda rápidamente entre las familias mas distinguidas. El sistema de embotellado también era curioso. Las primeras botellas, de origen incierto, eran de cristal o de loza y tenían una extraña forma ovoide que impedía mantenerlas en pie. Las rudimentarias condiciones de embotellado y conservación de la época ( el tapón era un simple corcho) hacían aconsejable mantenerlas tumbadas y, a ser posible, bajo el agua, para que no escapara el gas carbónico. Las botellas de base plana que conocemos hoy en día no se comercializaron hasta principios del siglo XX. Estas primeras botellas ovoides viajaron desde Inglaterra a todo el mundo y hoy son objeto de deseo de los coleccionistas . Se han encontrado en los lugares más variopintos, como en los restos del Titanic, en antiguos campos de batalla de Crimea, en selvas tropicales de Suramérica…

En 1835 apareció el primer refresco carbonatado de limón y hubo que esperar casi cien años más para el de naranja. Fue en 1870 cuando apareció la tónica Schweppes. Un icono. Esta bebida era directa y original heredera de los ingleses que fueron en la india a mayor gloria del imperio Británico . Estos tomaban quinina para combatir la malaria y otras fiebres, y se acostumbraban a mezclarlas, para mitigar su sabor amargo, con limón y soda. El resultado, sola o mezclada con Ginebra, acabó teniendo tanto éxito , que la llevaron consigo de vuelta a Inglaterra y la convirtieron en la bebida nacional . Había nacido el Gin & Tonic, un trago largo digestivo,ligero y llenos de vida, perfecta compañía lo mismo para el aperitivo que para la sobremesa o la noche.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acepto la Política de privacidad